Hacer Jabón Casero


¿Como hacer jabón casero para uso doméstico?

Jabón CaseroEste procedimiento de hacer jabón casero.  según nos indica la Abuela Lola, lo aprendió de su propia abuela hace ya más de 70 años y lo ha ido utilizando toda la vida en su casa, para lavar la ropa y para la higiene personal. Además le ha permitido reciclar el aceite usado en la cocina sobrante de las frituras. Es por lo que este procedimiento nos permite a demás de usar en casa un producto natural, también reciclar de forma ecológica y natural los residuos que de otra forma terminarían en los desagües (contaminando las aguas que después hemos de beber).

INGREDIENTES:

  • 1 kilogramo de Sosa.
  • 5 litros de aceite de oliva (frito o también virgen extra si quieres alta calidad).
  • 1 puñado de Sal marina.
  • 2 puñados de Harina Blanca de Trigo.
  • 1 litro de lejía (opcional)
  • 1 paquete de polvos para lavar (“punto”).

PROCEDIMIENTO DE ELABORACIÓN:

(Hay que adoptar todas las medidas de seguridad e higiene pertinentes para protegernos los ojos y la piel)

1.- En primer lugar echamos toda el agua en un recipiente grande y resistente.

2.- Después echamos en el agua el puñado de sal (movemos durante todo el procedimiento en el mismo sentido)

3.- Echamos los dos puñados de harina blanca y seguimos moviendo.

4.- Se vierte en el agua los cinco litros de aceite y movemos más.

5.– A continuación y con cuidado vertimos la sosa cáustica en el recipiente y seguimos moviendo.

6.- En este momento, si así lo hemos decidido, le vertimos un litro de lejía y una bolsa de polvos para lavar “punto” (esto si el jabón se utiliza para lavar ropa, pero no, si se quiere utilizar para higiene personal).

7.- Ahora movemos y movemos la mezcla resultante en el mismo sentido que empezamos, hasta que vemos que se cuaja en una pasta parecida al yogur.

8.- Antes de que se ponga duro del todo, preparamos un recipiente molde (preferentemente cuadrado) y ponemos en la base del recipiente un plástico que nos ayudará a que el jabón no se adhiera al molde.

9.- Vertimos el jabón líquido cuajado en el molde, lo alisamos por encima y lo tapamos. Para guardarlo 24 horas sin tocar.

10.- Al día siguiente lo podemos sacar del molde y partirlo en trozos del tamaño que sean manejables para su uso en casa. Y ya tenemos unas pastillas de jabón preparadas para ser usadas.

Modo de conservación: No van a tener fecha de caducidad pero es mejor guardar las pastillas de jabón que hemos recortado en unas bolsas de plástico para que no se pongan demasiado duras hasta que las usemos.

Precaución: Este procedimiento hay que hacerlo sin la presencia de niños, por la acidez y peligrosidad de algunos ingredientes, y una vez hecho el jabón se ha de guardar fuera del alcance de los niños.